LA REBELIÓN DE LOS TOPOS

LA REBELIÓN DE LOS TOPOS

XVIII EDICIÓN (Enero 2020) 

REBELIÓN EN LA GRANJA

George Orwell

LA REBELIÓN DE LOS TOPOS

Un pequeño paraíso en cualquier lugar del mundo fue Ciudadela. La Madre Tierra le concedió grandes recursos naturales: ríos, hermosas cascadas, saltos de aguas profundas. Además de un sin número de minerales como oro, hierro y diamantes. Sin embargo, quienes la habían gobernado por años no supieron valorar este preciado regalo de la naturaleza.

—Abuelita Gracia y ¿por qué hicieron eso si lo tenían todo? — Pregunta sorprendido Tepuy, mientras su abuela le contaba una historia.

—Tepuy, no comas ansias, escucha con atención y ya verás porque ocurrió todo en Ciudadela — Puntualizó la Abuelita Gracia. Y prosiguió la historia.

Todos los que estuvieron junto al poder del Cacique Topopemón se hicieron ricos, sin importarles la destrucción de su propio hábitat. En sus retóricos discursos, repetían una y otra vez que «vivían para gobernar a su pueblo». Para tener al pueblo a sus pies, les otorgaban regalos a todos aquellos que dependían de la dinastía Toponiana, aunque esas dádivas, no eran nada desinteresadas, representaban realmente migajas y muy poco para los ciudadelos.

— Abuelita y ¿qué significa dádivas? —  Interrumpió confuso Tepuy.

—Tepuy dádivas son cosas que se dan de forma desinteresada, pero eso tenía un trasfondo oculto, lo único que perseguían con ello era tener a todos embobados a sus designios — Explicó la abuela con gran tristeza.

— Abuelita, pero ¿cómo un pueblo no se va a dar cuenta de que lo están engañando?—

—Ay nieto mío, como se ve que tú no eres de aquellos tiempos de Ciudadela, seguiré contando la historia y verás más claro — Tomando aire y exhalando profundo, continúo la abuela relatando aquella historia a su nieto Tepuy.

Ciudadela después de ser un pueblo próspero se convirtió en una tierra sombría. Aquellos ríos caudalosos, las inmensas cantidades de oro, hierro, diamantes y otros minerales fueron extraídos por los «topos mineros» del Cacique para negociarlo y eso fue lo que poco a poco la llevó a la ruina.

Esta ciudad contaba con energía natural y disponía de acueductos de agua potable que venían desde los grandes manantiales. Hasta que sucedió la hecatombe aquel funesto día. La abuela guarda silencio y no continúa con el relato.

—Abuelita Gracia ¿qué te ocurre, porque no sigues narrando?—

—Disculpa Tepuy, estos fueron días muy duros para nuestro pueblo. —Pero es nuestro deber contarlo a las generaciones de relevo. Reflexionó con acertada postura la Abuelita Gracia.

Los ciudadelos, acostumbrados a contar con el vital líquido en sus hogares, nunca se imaginaron que vivirían una época de sequía jamás vista en ciudadela. Todos se preguntaban: ¿qué ocurrió con nuestras aguas y nuestros enormes manantiales?

Y el gabinete del Cacique Topopemón lo único que repetía: tengan paciencia, pueblo de ciudadela. Hemos sido atacados por seres de otros planetas con alta tecnología y han succionado toda el agua de las montañas.

—Caramba abuela ¿qué tontería es esa, cómo que seres de otros planetas?, ¡eso parece un cuento de ciencia ficción! —

—Pues sí, Tepuy, toda ciudadela, en su mayoría lo creyó. Todos estaban sumergidos en el océano de la desesperanza y la ignorancia gracias a esta gente que nos gobernaban —Musitó la abuela para que no la escucharan sus hijos.

La junta de gobierno sacó un comunicado para llamar a la calma, diciendo al pueblo de ciudadela que no se preocuparan que sus mejores hombres estaban trabajando para restablecer el servicio del agua pronto y para ello necesitaban utilizar nuevas fuentes de agua, pero que les llevaría mucho tiempo.

Sin embargo, esta historia no era del todo cierta, pues la causa real de la sequía era la extracción de los recursos del subsuelo que habían producido daños al cauce de las aguas, provocando un caos total en Ciudadela: los paisajes florecidos empezaron a marchitarse, muchos de los habitantes empezaron a sufrir deshidrataciones, los centros de cuidado estaban abarrotados.

Por lo que esto generó un ciclo de protestas de todos en Ciudadela, quienes exigían ayuda a otros pueblos vecinos, pero Topopemón no era muy dado a aceptar ayudas de nadie y les dijo: «Ciudadela podrá sola resolver su problema » .

   —Abuelita Gracia y ¿qué ocurre, ¿cómo nos salvamos?—

    — Tranquilo Tepuy ya viene lo bueno del relato. —Dijo con una gran sonrisa la Abuela.

Una mañana el joven topo George Orwell desesperado, porque sus padres morían deshidratados tomó un megáfono y comenzó a animar a los habitantes para ir a la montaña a buscar el agua para las personas que necesitaban con urgencia hidratarse. Fue sorprendente el número de ciudadelos que se atrevieron a ir con sus pimpinas en mano a buscar el agua.

Cuando de pronto una unidad antimotín se dispuso a detenerlos. No obstante, sucedió algo inesperado: toda la multitud Toponiana se subió al tanque y lo detuvieron. Los topos guardias no se resistieron.

Y así, llegaron a la montaña liderados por Orwell, experto en Ingeniería Hidráulica, quien les indicó como obtener el agua pura de la montaña. El pueblo indignado gritaba: «Topopemón ya no te queremos». Los topos mineros huyeron despavoridos, algunos fueron apresados. Todo gracias a Orwell que contaba con apoyo de altos funcionarios de pueblos vecinos. Condenaron a todos los que habían causado un daño ecológico sin importarles la vida de su pueblo.

Y Orwell fue aclamado por los habitantes de Ciudadela como su nuevo gobernante. Se cuenta que aquel pueblo en ruinas, desde ese día empezó a florecer, las aguas volvieron a su cauce, el sol volvió a brillar y un arcoíris emergió al pie del Tepuy.

MI RELATO 900 PALABRAS

SI QUIERES PARTICIPAR ACÁ TE DEJO LAS PAUTAS

Tema: El relato deberá contar con, al menos, uno de estos requisitos (podéis elegir uno, dos o los tres):

  • Escribir una fábula o que los personajes sean animales, con su moraleja o con una crítica social de fondo.
  • Un relato en el que se mencione con sentido la novela Rebelión en la granja o al autor, George Orwell.
  • Un relato en el que la acción transcurra en una granja.

Extensión: 900 palabras como máximo.
Plazo: Desde 15/01/2020 hasta el 31/01/2020
Bases completas: AQUÍ

69 comentarios en “LA REBELIÓN DE LOS TOPOS

  1. A mí también me ha gustado la fábula, ¡felicidades! Por cierto, ¡qué original el nombre de Topopemón! En lugar de Ciudadela, podríamos estar hablando tranquilamente de Luxor. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Buenas noches Raquel! ¡Pero que rápidas habéis sido la amiga Emerencia y tú! Mi aporte aún lo tengo en pañales.
    Me gustan mucho las leyendas, las raíces del pueblo, y este tuyo, tiene las características de los cuentos tradicionales. También me ha gustado el nombre de Tepuy, supongo indígena de la Selva amazónica venezolana.
    Hay una pequeña cacofonía en la frase “no supieron APRECIAR este PRECIADO regalo…”
    Hay otra frase, creo que es la clave del relato, en la que tepuy inocente pregunta a la abuela “¿cómo un pueblo no se va a dar cuenta de que lo están engañando?” ¡Anda que no hay gobiernos, estados, reinos, etc… experto en manipular al pueblo. Ahí tienes el ejemplo de los políticos, y no solo los de tu maravilloso país. Bravo por la mención a George Orwel, que viene a cuento, nunca mejor dicho, La Granja de los Animales, la sátira al régimen comunista y en relación con el régimen totalitario de Venezuela en particular.
    Tu fábula no tan fábula, es aleccionadora, de corte social, y bajo la aparente simplicidad de un cuento, se esconde (o se enseña), las atrocidades que el ser humano comete.
    Desde luego es digno de enseñarse en las escuelas.
    Te felicito de corazón Raquel.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias de antemano por ese comentario, y ya ajusto ese detalle de “cacofonía” . Si, y en efecto es un cuento que lleva lo que puede cometer cualquier gobierno totalitario con tal de apoderarse de las riquezas de un país. Tepuy es un nombre aborigen y es una imponente formación rocosa con una antigüedad mayor a los 1.700 millones de años, de las más antiguas que existen en el planeta. Y se encuentra en nuestro escudo guayanés. Y cuando leí la visión del autor de la Rebelión de la Granja George, que por cierto es su seudónimo. Fue quien me inspiró a escribir de lo que nosotros hemos vivido.

      Me gusta

      1. Gracias Marta y felicitaciones por el lugar ocupado en el relato anterior, muy bien merecido. Con este tipo de relatos me siento más identificada,porque en mi rol de docente me gusta escribir para niños y adolescentes y cuando leí esta oportunidad, me dije debo aprovecharla, pues la Rebelión de la Granja es una magnífica historia donde también se refleja la injusticia por parte de quienes gobiernan y que mejor homenaje que hacer una historia que cuente hechos reales de los diferentes países que hoy se ven sumergidos en el desfalco de sus gobernantes.

        Me gusta

    2. Saludos mi estimada Isabel, gracias por tan sinceras palabras y excelente interpretación del cuento La Rebelión de los Topos que justo quiere transmitir el egoísmo de los gobernantes que solo buscan enriquecerse de un “pueblo” sin importarle los intereses de su gente, sino el de ellos. Muchos países están sufriendo, lo que sufrió Ciudadela. Tepuy es un vocablo indígena que significa montaña es “una imponente formación rocosa con una antigüedad mayor a los 1.700 millones de años, de las más antiguas que existen en el planeta”. Y se encuentran en la Gran Sabana. Y sí, justo es un cuento simple con un mensaje profundo de corte social, haciendo homenaje al autor George Orwel. Mil gracias por esta bien acabada crítica constructiva a mi relato.

      Me gusta

  3. Hola Raquel, qué bien que te leo, la primera vez no pude hacerlo, pero yo creo que es por la incompatibilidad que tiene a veces el ordenador con wordpress. Nos has traído una historia que veo que tiene unas interesantes raíces ancestrales de tu país, Venezuela. Me gustó mucho las preguntas de Tepuy, como un oyente curioso e inteligente, sirven de reflexión. Sociedades opresoras y esos pueblos engañados…y siguen, siguen. Y escribes sobre ellos, dando un paso más, y que bien haces en compartirlo. Un abrazo compañera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ah que bueno que pudiste, si hay algunos que tienen inconvenientes para entrar. Si, he querido ambientar la historia en mi país, y en uno de los lugares más hermosos que tiene: La Gran Sabana. Tepuy es nombre aborigen y se refiere a las montañas y Pemón es la tribu que se aloja allí. Y si traté de llevar los requisitos del cuento y el fin último del gran homenajeado: George Orwel como luchador social.

      Me gusta

    1. La historia fue inspirada en la anarquía que impera en cualquier país de unos gobernantes que no les importa lo que suceda con su pueblo y como dice el dicho :”cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia” (◍•ᴗ•◍)❤Jajaja

      Me gusta

  4. Una fábula muy instructiva, y casi se podría trasladar a cualquier época utilizando esa agua como metáfora de cualquier bien necesario. Además, la introduces como la historia dentro de una historia, y nada más que con la siempre aleccionadora y tierna voz de una abuelita (para mí los mejores cuentos los conocen ellos, nuestros abuelos).
    Felicidades por el relato, Raquel, está lleno de ingenio y mucha inaginación (me encantaron esos nombres derivados de los topos je, je, je).
    Mucha suerte en el concurso y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, fue el propósito realmente que en cualquier país pueda reflexionar sobre el mal que se hace a un pueblo y que solo educando y advirtiendo podrán enrumbar sus vidas y ser prósperos.Los nombres son tomados de mi tierra en la Gran Sabana la etnia Pemon y Tepuy significa montaña.

      Me gusta

  5. ¡Hola Raquel! Creo que es la primera vez que visito tu blog. Y también ha sido el primer relato que me he leído de esta convocatoria sobre “Rebelión en la granja”. Puedo decirte que me han gustado mucho tanto la historia como la ambientación. Tiene ese halo mágico de cuento o fábula que me encanta. Tan sólo me gustaría recomendarte un par de correcciones. Y es que en los diálogos siempre se pone — al principio, porque de no hacerlo queda un poco confuso. Otra cosita más es el tema de pensamientos y reflexiones. Siempre se enmarcan con “blablabla” (sistema inglés) o «blabalbal» (sistema español, creo). Y ya está, espero no molestarte con estos dos apuntes. Por lo demás, me parece una fábula fantástica. ¡Un placer haberte visitado! ; )

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Márquez gracias por tu visita. Y para nada me molesta las correcciones, en cuanto a los diálogos ando en el proceso de aprendizaje.Ya reviso y en cuanto a utilizar (blablabla) realmente no me gustaría acá la intención de mis relatos es que los niños y jóvenes que lean adquieran vocabulario e incrementen su léxico. Sin embargo,gracias por ese tips (lo desconocía) y todas las sugerencias las acepto con agrado,pues tu visita por acá no es casual, cada uno aprende algo del otro. Me halaga lo positivo sobre tu comentario, y es lo que valoro,pero también aprecio que se me diga donde fallo,pues no soy escritora profesional, soy una docente con un poquito de creatividad y con ganas de educar a los niños y jóvenes a través de los cuentos. Y en especial, rescatar en la familia el valor por compartir juntos mediante la lectura.

      Le gusta a 1 persona

      1. De nada Raquel, ha sido un placer ; ) En cuanto a lo del Blablabla, tengo la sensación de que no me he explicado bien. El texto no es eso lo importante, era como ejemplo. Me refería a lo símbolos de puntuación. El sistema Ingles es entre comillas (“”). El sistema español es entre este símbolo « ». Un saludo!

        Le gusta a 1 persona

      2. Excelente día, ah ok, si ya entiendo perfectamente, buscaré en el comando de símbolos, pues no lo tengo en el teclado. Es cierto, lo olvidé, porque acá usamos las comillas en trabajos y no se aplica el otro.En un ratito lo ajusto.Agradecida por ese tiempo en consideración de optimizar mi trabajo.Hermoso fin de semana.

        Me gusta

    2. Gracias, he revisado y se me pasaron los 2 primeros,ya ajustados.Aunque eso aún me trae de cabeza, el puntuar,pero la práctica me hará aprender. Allí iré mejorando poco a poco y me motiva los ánimos de quienes ven la esencia de lo que quiero transmitir, es lo que realmente me satisface. Saludos desde Puerto La Cruz, Venezuela

      Me gusta

  6. Hola, un relato de supervivencia bien contado, con expresiones que lo hacen más querido y auténtico. Me ha gustado lo que encierra de ansias de libertad que es a lo que todos aspiramos y las ganas de defender lo propio. Como bien se dice al principio del cuento, esto puede pasar en cualquier lugar del mundo y, añado yo, seguramente con cualquier color que tenga el Topopemón o el Orwell de turno. Encuentro una, por llamarla de alguna manera, contradicción ya que a Topopemón se le achaca que habían venido unos “seres de otros planetas” y Orwell recurre a “altos funcionarios de pueblos vecinos”. La misma solución para el mismo problema.Por lo demás, la metáfora es genial.
    Suerte en las votaciones.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Isan, saludos de Venezuela el Topopemón ” se refiere al cacique a quien gobernaba a Ciudadela” y Orwell es el líder que surge del pueblo,pero que lo apoyan pueblos vecinos (algo así como decir organizaciones internacionales que luchan por la paz o protección). En el caso cuando expresa que “vienen seres de otro planetas” es algo realmente insólito(y que tiene un mensaje implícito de algo ocurrido en cualquier lugar, cuando los gobernantes acusan a otros de su ineptitud) ; porque fue una simple excusa de lo que estaba sucediendo realmente.

      Me gusta

  7. Leyendo tu hermosa historia, estimada Raquel, deduzco que la has narrado a modo de cuento clásico o más bien de fábula al dar vida a personajes del mundo animal, que vas desarrollando a través de este dúo de protagonistas, donde la inocencia del nieto junto a la experiencia de su abuela, logran transmitirnos el discurso de estos hechos que acontecieron en ese lugar imaginario, pero que se asemeja a lo que también viene ocurriendo en nuestro acontecer histórico y político, donde las mentiras y los intereses de los gobernantes suelen generar protestas en sus ciudadanos o súbditos.
    Me parece también un bonito texto para editarlo en un libro de cuentos infantiles.

    ¡Felicidades! por tu buen hacer narrativo y espero que en esta nueva oportunidad, tengas mucho éxito en el concurso.
    Un gran abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Guau Estrella gracias por todo lo que me escribes , de verdad te admiro mucho como Escritora 🦋 eres toda una profesional y en esta oportunidad he escrito con mucha pasión porque es mi estilo, el que amo hacer Cuentos infantiles con fines educativos. Muy agradecida por tus palabras sinceras y el elogio viniendo de una persona como usted es para mí un honor contar con su perspectiva.

      Le gusta a 1 persona

    1. Realmente fue inspirado en una realidad que afecta a muchos países, con el fin de llamar a la reflexión a los que conducen los recursos naturales, pues hemos visto en las noticias como muchas naciones se pueden ver reflejada en Ciudadela.

      Me gusta

  8. La situación en Ciudadela no es nueva, ¿verdad Raquel?, pues son incontables las veces en las que el gobierno de turno se aprovecha del trabajo y de la ignorancia del pueblo. En esta ocasión la rebelión salió adelante, y el topo Orwell pudo guiar a sus vecinos hacia la liberación.
    Te deseo mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Saludos, los nombres de los personajes son inspirados en palabras aborigen,por ejemplo, Tepuy significa montaña en Pemón una tribu que habita en la Gran Sabana. Y en donde hay una gran riqueza en minerales en Venezuela…

      Me gusta

  9. Una historia muy de actualidad, pero que bien podría adaptarse a cualquier tiempo pasado. Y es que caciques y caraduras los ha habido siempre a lo largo de la historia de la humanidad, al igual que líderes que les hacen frente. En este caso la historia de ciudadela nos la traes de la mano de Tepuy y su abuela, cuya tierna conversación sirve de excusa para contarnos acerca del pasado de la ciudad, y es que siempre debemos tomar en cuanta la memoria de nuestros antepasados. Mucha suerte en el Tintero Raquel. Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

  10. Bellísima historia narrada en forma de cuento de la abuela al nieto, pero que descubre una terrible realidad: Ciudadela bien puede La Tierra que muere cada día por la contaminación, los incendios provocados, la sobreexplotación…, para enriquecimiento de algunos. Un gran acierto lo de introducir como el héroe salvador (¿qué cuento que se precie no tiene uno?) el nombre del autor de la Rebelión en la granja.

    Sobre la puntuación de los signos del diálogo me atrevo a decirte esto por si te sirve: No se escribe raya de cierre si tras lo dicho no sigue nadie hablando, solo se pone punto. Cuando el comentario o aclaración del narrador va introducido por un verbo de habla: decir, susurrar…; nunca se escribe con mayúscula.

    Felicidades por el relato tan ameno como interesante y mucha suerte en El Tintero.

    Le gusta a 1 persona

  11. Una historia singular con un formato de cuento o leyenda antiguos pero que aborda con ingenio y humor un tema de rabiosa actualidad. Habría que leérsela a algunos que yo me sé a ver si dejaban de hacer tonterías que están costando muy caras. Suerte en El Tintero. Un abrazo, Raquel.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu atención y pertinente comentario.Te pido disculpas porque he estado con problemas de internet e incluso la telefonía móvil y esto me ha retrasado el responder con prontitud. Es un cuento con un mensaje muy vigente en estos tiempos donde la maldad de algunos por satisfacer sus bolsillos les llegaría bien leerlo.

      Me gusta

  12. Si habrá por el mundo «nietecitos inocentes» que desconocen las verdaderas intenciones de los que manejan el sistema capitalista, quizás por esto es tan fácil que se salgan con la suya, aunque por suerte por otro lado están quienes reclaman e intentan colocar las cosas en su sitio. Un llamado de atención al mundo entero tu relato sobre la intencionada mala gestión siempre en favor de unos pocos. Una muy buena forma de enseñar a los que van creciendo, con esas declaraciones de los animalitos. Me ha gustado mucho. Mucha suerte, amiga Raquel. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola Raquel,
    Qué buena historia y qué reconocible en tantos países del mundo. Ahora mismo nuestra hemana Chile está con un tremendo problema de “agua privada”, que no hay ni modo de justificar. Me ha gustado mucho y te deseo mucha suerte en el concurso. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias amiga si, es triste como los gobernantes se van apropiando de las riquezas naturales que forman parte de nuestros suelos.He tratado de entrar en tu blog y sale que no existe, no se si es porque estoy por mi teléfono móvil haciendo los comentarios que me faltan porque llevo 5 días sin internet.

      Me gusta

      1. No, puedes entrar. Ocurrió que con muy buen tino Beri me sugirió suprimir al Búho del título. Entonces no reconoce la página, pero en el margen derecho aparece el nombre actual. Pincha allí.
        Disculpen la molestia

        Le gusta a 1 persona

      2. Ya logré entrar Juana, si en efecto considero una observación oportuna, pues el Búho no trasciende en el relato. Ya te hice el comentario en tu blog. Gracias he tenido mucho problema con la conexión

        Me gusta

  14. Una fábula que me recuerda las mentiras de todos los políticos que nos gobiernan a unos y otros.
    En este caso el final es feliz gracias a un Topo llamado Orwell que incita a la rebelión. Algunos de estos necesitaríamos para despertar de nuestro adormecimiento consentidor.
    Ya no hay revoluciones como las de antaño.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  15. muy buena fábula de una situación tan cotidiana en tantos lugares y en cualquier momento de la historia. Gente poderosa sin escrúpulos que se aprovecha de la ignorancia del pueblo. Suerte que en tu relato aparece nuestro homenajeado escritor , convertido en topo Salvador y héroe. Saludos y suerte en el Tintero

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, realmente un relato escrito a partir de una vivencia que sé no es ajena a otros Como bien y sabiamente parafraseando a Platón la sociedad ideal es algo utópico, mientras no existan pensadores comprometidos como Orwell, sin esperar enriquecerse, que es el peor monstruo que enfrentamos en la gran Pachamama.Saludos desde Venezuela

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s