POSEIDA

POSEIDA

Esa mañana Evelyn se levantó, cepilló su larga cabellera color azabache. Mirándose al espejo, contemplaba su cutis lozano, a pesar del tiempo que había transcurrido desde aquel día que visitó el pueblito donde había crecido y vivido desde niña con su abuela materna Ángela. Allí también conoció su primer amor y fue tan feliz, hasta ese fatídico día, cuando su vida cambió por completo.

10 años antes

         ¡Evelyn, Evelyn! gritaba afanosamente la abuela desde el fogón de la cocina.

          — ¡Párate muchacha, que es hora de ir al pueblo!

 — ¡Abuela, déjame dormir estoy de vacaciones!

 — Muchacha, no seas tan floja. Igualita a tu madre que en paz descanse. —. Recordó con un poco de tristeza la Abuela Ángela

Evelyn tomó un sorbo del rico café que su abuela preparaba en leña recién cortada de guatacaro. Cepilló su hermosa cabellera y se puso su camisón de salir al pueblo. Era un trecho largo que le tocaba recorrer, en aquellos lugares existían lo que llaman cuentos de camino, pero Evelyn, era muy vivaracha, y salir de aquella pequeña granja a buscar los enseres para su abuela le hacían escapar de sus órdenes y quehaceres de la misma, alimentar gallinas, ordeñar a Nieves, la única vaca que tenían y que había dejado de herencia su abuelo Pedro.

 Estaba concentrada en lo que tenía que llevar, si olvidaba algo, la abuela tremendo castigo le daba. Madrugar, no eso no. Me gusta dormir, pensó en voz alta Evelyn. Entre los matorrales, escuchó un ruido. Apuró el paso, sentía que le perseguían, pero no quería voltear. Un nudo en la garganta sintió que le asfixiaba, por un instante quería correr, sus piernas temblaban como gelatina, cuando alguien tocó su cabello, y le dijo:

¡que suave cabello parece seda! no tengas miedo, no te haré daño. Musitó el joven de ojos azules como el cielo, que desde ese instante flechó su corazón, fue un amor a primera vista.

¿quién eres? expresó Evelyn con voz temblorosa aún.

¡soy Jacinto! para servirte ¿tu cómo te llamas?

Evelyn — No puedo detenerme mucho tiempo, debo llegar al pueblo y comprar unos enseres para mi abuela.

Fue un gusto Evelyn, espero volver a verte.

Igual, debo irme. Hasta pronto dijo confundida Evelyn sintió algo extraño, aquel joven enigmático, parecía inofensivo, sin embargo, algo le decía que no confiara en él. Ese día pudo escapar, sin problema alguno de aquellos ojos que la invitaban a entrar en sus aguas profundas

   Pasaron 5 años, la abuela murió y Evelyn decidió vender la granja y mudarse al pueblo. Allá en aquel pueblito conoció un joven apuesto, no tenía los ojos azules como Jacinto, pero la trataba bien, le apoyó en los momentos más difíciles para ella.

Enmanuel su gran amor y era un hombre trabajador, le cepillaba su cabello cada mañana. Aquel día tocaron a la puerta de una casita pueblerina, pero acogedora, para su sorpresa era Jacinto, aquel jóven que hace 10 años había visto entre los matorrales y nunca más volvió a ver, hasta ese día. Le vino anunciar que Enmanuel había muerto ahogado en el río y ante aquella noticia Evelyn cayó desmayada, perdiendo la razón.

         5 años después, Evelyn estaba recuperada. Jacinto le visitaba con frecuencia y ella por respeto y amor a Enmanuel nunca le aceptó sus regalos. Le gritaba en la puerta, le decía que se marchara. Y Jacinto seguía allí.

Las personas en el pueblo murmuraban de su locura, todos decían pobrecita Evelyn habla sola, con quién hablará cada mañana, a ¿quién llama Jacinto?  Ya han ido a su casa todos los curanderos del pueblo, y dicen que está poseída por el ángel de las sombras, un joven apuesto que se venga de las muchachas bonitas que prometen verlo y se olvidan de él ¡pobre Evelyn, terminará como su mamá Elizabeth, ahogándose en el río! se escuchó decir a una mujer anciana que contemplaba su hermosa cabellera.

43 comentarios en “POSEIDA

  1. Hola, Raquel. Caramba con el Jacinto, menudo personaje, realmente mete miedo. Tu ameno e inquietante relato me recordó al principio a Caperucita, siendo Jacinto el Lobo Feroz. Al final, no se comió a la Abuelita pero su venganza resultó más terrible, matando a su novio y haciendo enloquecer a Evelyn. Algunos bosques resultan especialmente peligrosos para las confiadas jovencitas. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Paco, si una historia basada en los » cuentos de caminos» sobre las posesiones diabólica que relatan en las distintas provincias y quien sabe dónde estará Evelyn. Viajó a mi mente y la obligó a escribir. Jajaja. Me gusta mucho que todos lo que la han leído les haya gustado.

      Me gusta

  2. Hola Raquel, una historia donde la protagonista pasa a protagonizar, un «cuento de caminos». Y eso que la voz narrativa lo avanza al inicio. En realidad, esa mención queda muy perdida en todo el relato y tal vez, un lector no muy avisado pueda perder o no encontrar interés. A propósito de esto «cuentos de camino» hay un viejo artículo de García Márquez donde cuenta que Luis Buñuel, le comentó que cuando te encuentras con un personaje «inexistente» (en España se menciona a «la niña de la curva») «puede ser el principio de algo muy bueno». El inconveniente es que todo lo que sucediese después de ese encuentro «debería de ser mejor». Cuenta García Márquez que esa experiencia no la usó nuna.
    En resumen, es una historia interesante, con un aroma a leyenda como sugieren las colegas que me preceden en los comentarios. Gracias. Un abrazo y haya salud

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario. Realmente mi estilo o mi interés de escribir no viene dentro de este tipo de narrativa, sin embargo justo fue lo que inicialmente me motivó» cuentos de caminos» que hacen vida en los pueblos o provincias.

      Me gusta

    2. Hola, Raquel. Una historia inquietante. Como te comentan la he leído como un cuento o leyenda. Desde que conoció al tal Jacinto se temía lo peor, y así lo has plasmado, siempre con ese aurea maligno, eso es lo que más me ha gustado, pese a sus ojos azules y personalidad afable y educada, la sombra de sus intenciones reverbera por todo el relato.
      Buen cuento/leyenda/relato;me gustó mucho e hizo pensar. Un abrazo y mucha suerte

      Le gusta a 1 persona

  3. Una intrigante historia al estilo de una leyenda popular donde las tradiciones culturales se representan a través de la fantasía humana de quien la cuenta, creando imágenes ajenas a la realidad, tal y como tú también nos haces partícipes de esta inquietante posesión diabólica, con lo que supiste encajar muy bien los elementos de tu aportación para cumplir con las normas de esta penúltima convocatoria del Tintero.
    ¡Felicidades, Raquel! Te deseo mucha suerte.
    Un gran abrazo desde Granada (España) para tu querida Venezuela.

    Le gusta a 1 persona

  4. Cuando la desgracia se hace se engancha a nuestra vida, la felicidad casi que es imposible. Me ha recordado tu relato a ciertas historias de aparecidos quienes si incumples promesas te maldicen.
    Una buena propuesta relatada a modo de fábula.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Me parecía estar leyendo un cuento de esos que se conocen de transmisión oral: expresividad, vivacidad, colorido… Tanto el personaje de la abuela como el de la joven quedan muy bien perfilados y al lector le gustan así como la relación que hay entre ellas, al menos a mí. Sabemos por la abuela que la joven se parece a su madre, pero no nos imaginamos, hasta ese terrible final, lo que les une la desgracia.
    Terrible, sorprendente y muy hermoso.

    ¡Felicidades y suerte en El tintero!

    Le gusta a 1 persona

  6. No se puede decir que Evelyn no haya tenido una vida triste, con la pérdida de su primer amor y esa extraña presencia de Jacinto que vuelve años después para atormentarla. Historia curiosa de amoríos y posesiones, con un posos de misterio que la envuelve. Suerte, Raquel, en el Tintero. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Un bello cuento que se torna intrigante y con muy malos augurios. Evelyn, cual caperucita ante el lobo, es abordada en medio del bosque por alguien que, aparentando bondad, no tiene buenas intenciones. Es como el lobo con piel de cordero o el diablo con forma de ángel.
    Muy interesante y entretenido.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por todo el apoyo brindado. En efecto es una historia basada en los cuentos de caminos y también para rendir tributo a ese hombre a quien la vida lo llevó a escribir para redimir y sanar sus propios miedos. Evelyn forma parte de aquellos que llevan una vida anclada a recuerdos y sujeta a miedos. Saludos cordiales desde Venezuela.

      Me gusta

  8. Hola Raquel, buenos días.
    Un relato ambientado en algún lugar rural de tu hermosa tierra. La niña bonita amenazada por los peligros del «lobo feroz» disfrazado de ángel maligno de ojos azules. Un relato para ser contado de viva voz, siguiendo las pautas de la tradición oral que se va perdiendo, aunque se intenta recuperar los cuentacuentos en los colegios, bibliotecas…
    Espero que te encuentres bien. Un abrazo compañera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es importante rescatar los cuentacuentos, estos tiempos están llamados a estrechar lazos familiares y que mejor que contando cuentos de caminos, esos que traspasan de generación en generación y van cargado de un gran mensaje y en especial de valores culturales e históricos.

      Me gusta

  9. Hola apreciada amiga mía de otras fronteras compañera del Tintero de Oro, en efecto recordé un viejo pueblito, pero no lo nombro con el fin de que puedan ubicarse en cualquier lugar, son cuentos de caminos, pero bañados de un realismo mágico en la cultura popular. Saludos cordiales desde Venezuela.

    Me gusta

  10. Hola, Raquel. Comentan algunos compañeros cómo tu relato bien podría pertenecer al subgénero «cuentos de caminos», y estoy de acuerdo. Me ha venido a la cabeza que algunos cuenteros suelen recurrir a ellos en las sesiones mensuales de «Cuentos para adultos» (no, nada que ver con el sexo, no seáis malpensados, o al menos no como único tema a desarrollar) a los que solemos asistir en nuestra ciudad natal, Irún. Al hilo de esto, debo señalar que has terminado tu reto con éxito.
    Te felicito, compañera, y te deseo mucha suerte en El Tintero.
    Un fuerte abrazo junto al deseo de que la salud te acompañe sin limitaciones.

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola, Raquel.
    Como ya te han comentado, es inevitable la comparación con el cuento de Cenicienta. Las evidencias son notables: la abuelita, el lobo, el bosque… En erste caso el pelibro de un animal feroz y ha convertido en un espectro más terrible. Otra interpretación es que no hubiera tal demonio y Jacinto fuera una bellísima persona y, además, guapo hasta el punto de dejarle una huella imborrable que, con la muerte accidental de su marido, se revive y la lleva a la locura. En cualquier caso me ha gustado.
    Quizás habría que hacer alguna pequeña revisión de forma.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, he tenido mucho inconvenientes técnicos. Y el internet falla mucho. Cuando pase el documento se desconfigura algunos párrafos. Ya luego que pase la Edición corrigo. Gracias por todo el apoyo brindado. Y saludos cordiales desde Venezuela.

      Me gusta

  12. Hola Raquel nos has traido una historia para ser narrada y contada como un cuentacuentos. Es una historia que se hace nostálgica, porque nos recuerdan a los cuentos de antaño. El final, y esa aparición no te lo esperas. Más que principe es Satanás o alguien de su estirpe. Un abrazo y feliz domingo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s