¡ÚLTIMO DESEO!

¡ÚLTIMO DESEO!

Raquel Peña

Barcelona, Venezuela

            Aquel aroma a cacao era irresistible al paladar ¡ese rico olor! se expandía por toda la hacienda del abuelo Ángel. La brisa abrazaba el aroma y aquella melodía campestre hacía que danzáramos por toda la cocina, el olor a pasto recién cortado se mezclaba con el del chocolate ¡sensación que disfrutaba mucho!

            La hora de tomar el chocolate caliente se convirtió en un momento mágico. El viento soplaba a prisa, las aves al unísono cantaban alegremente, el bramar de las vacas y el relinchar de los caballos anunciaban a todos que debían dejar la faena para reunirse en familia.

            En ocasiones, la abuela Dolores reprendía con su tono de enojo ¡a bañarse, aquí no voy a permitir sus olores a corral! Luego se reía a carcajadas. Como toda abuela, una alcahueta de sus 11 nietos y conmigo la docena como decía ella.  ¿Quién se iba a imaginar que se iría tan pronto?  Aquel día, fue el más doloroso de mi vida, me tocó preparar el chocolate caliente en su funeral. A lo lejos ululaba una lechuza y yo danzaba en la cocina, para cumplir su último deseo. Un trago amargo pasó por mi garganta, evitando no llorar.

            Aquella vez todas las tazas de chocolate se quedaron prácticamente llenas sobre la mesa, ese amargo no solo lo percibí yo, sino todos sus nietos. Por un momento pensé, que era por el dolor. ¡Ese día comprendí que el secreto de su chocolate estaba en el amor con que lo hacía para nosotros!

29 comentarios en “¡ÚLTIMO DESEO!

  1. ¡Hola, Raquel! Dicen que el sentido que más recuerdos evoca es el olfato. Un simple aroma es capaz de desencadenar recuerdos olvidados en el tiempo. Un micro tierno que nos habla de aquello que, precisamente, no se puede percibir con los sentidos, pero que sin duda es la esencia de la vida: el amor en cualquiera de sus formas. Precioso y nostálgico micro. Un abrazo!

    Me gusta

    1. Gracias por todo el aprendizaje que nos brindas en cada ejercicio literario. Fue un verdadero reto para mí, pero lo disfruté mucho. Si el olfato es un sentido del cual no me gustaría perder, este nos devela también tantas cosas y nos permite conectar con el universo y lo que nos rodea. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

    1. Gracias me alegra mucho saber que te guste. Es una de las voces más difíciles para alguien como yo que soy muy visual…sin embargo estoy aprendiendo muchísimo con estos ejercicios de David y está gran Escuela del Tintero de Oro.

      Me gusta

  2. Así es los aromas son tan esenciales😋 de hecho nuestras mascotas nos reconocen por el olor. Me encantó este reto, he estado trabajando full y a pesar de las limitaciones no dejé de hacerlo. Gracias por toda esta enseñanza David. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

    Me gusta

  3. Hola Raquel. Es curioso como un olor puede generar tantas sensaciones, algo que con la vista no se consigue tan fácilmente. Aquí, el olor a chocolate pasa de ser motivo de una alegría desenfrenada a la tristeza más profunda.
    Un relato cargado de sensaciones y sentimientos. Muy bien trabajado.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es, nuestros sentidos tienen y conjugan un valor de fundamental importancia. Debemos desarrollar esa capacidad de poder conectarse con el mundo con
      todos ellos, y en el caso de alguien ciego por nacimiento es más sencillo pues aprende con otros. Somos los que podemos ver, que se nos hace más difícil. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

  4. Hola, Raquel. Vaya con esos aromas que te atrapan en la niñez y cuando vuelven a asaltarte pasados los años son como un viaje al pasado. Muy bien recreada esa inmersión en la memoria atada al olor del cacao. Amargo salvo que lo endulces.

    Me ha gustado tu relato. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola, Raquel. Me ha gustado mucho la manera tan delicada y elegante como has sabido transmitir diferentes sentimientos en torno al sentido del olfato, tan emparentado con el sentido del gusto (“aroma a cacao, trago amargo…”). Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tomar un chocolate caliente en el funeral es una de las bebidas más comunes. Y me inspiré en ese evento para transmitir las emociones que pueden estar presentes en un sentimiento de amor por alguien que hemos perdido. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela. Gracias por el comentario.

      Me gusta

  6. Un bendecido domingo. La vida misma es como el chocolate 😍 tiene tragos dulces y a veces amargos. Pero, lo importante es comprender que el amor con que hagamos las cosas nos salvará de caer en la desesperanza. Feliz domingo.

    Me gusta

  7. El mejor aroma del mundo es el del amor y por supuesto lo has sabido expresar muy bien a través de esta comparación con el chocolate caliente, tan cálido como el gran corazón de la abuela Dolores.
    Una historia entrañable y con aroma inconfundible de tu dulce pluma, estimada Raquel.
    Felicidades.
    Un gran abrazo.

    Me gusta

  8. HOLA,
    Para mi hay personas que son tan arrolladoras que, llenan esos espacios sin esfuerzo alguno, porque lo hacen todo con tanta entrega y amor y sin maldad alguna que, se merecen todo en ésta vida. Un trago amargo de chocolate, pero una lección de vida que nunca se olvidará. Maravilloso relato, amiga. Me ha encantado. GRAN PARTICIPACIÓN. Feliz fin de semana. K

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s