¡POR CULPA DEL SECADOR DE PELOS!

¡POR CULPA DEL SECADOR DE PELOS!

RAQUEL PEÑA

            ¿Quién iba a imaginarse que con el tiempo aquella hermosa adolescente de ojos esmeraldas, a la que en un principio amé con locura, se fuese a convertir en esta mujer plástica? ¡sí, una mujer plástica! … para eso me caso con una muñeca…jajaja. Les contaré como empezó todo…aquel día en la playa.

            ¡Bella, Bella! gritaban aquellos chicos a aquella joven risueña, de ojos esmeraldas, ese par de piedras preciosas en su rostro, fue precisamente lo que me cautivó a mí y a todos esos tontos que corrían tras ella.

            Eso pensé yo hace 15 años, cuando apenas era un delgado adolescente con acné. Se puso detrás de mí, para resguardarse de aquellos mocosos que le correteaban y yo para hacerme el héroe les dije: ¿por qué persiguen a mi novia? No tenía idea de que eso se convertirían en palabras mágicas. Aún no entiendo, ni porque lo dije, pero eso bastó para que desde ese día iniciara una relación amorosa con Bella, que al principio todo marcharía bien, pero …todo cambió al casarnos. Siempre me pregunto ¿por qué el matrimonio acaba con el amor? ¡sí debería ser lo contrario!

            Bella era de buena posición económica y yo un chico con muchos sueños, desde muy pequeño lo único que hice fue trabajar como un burro, eso por cierto me lo recalcaba ella ¡eres un burro! Tanto decírmelo, ya casi me lo creía, porque tanto te repiten algo que te lo crees, eso me dijo mi psicóloga, porque llegué a pensar que el problema era yo.

            Algo si les dijo que como dicen aquí en mi tierra: ¡no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista!  y tanto da el cántaro al agua, hasta que se rompe.    ¡ya basta! dije un día y fue cuando se me ocurrió todo este plan de separarme de Bella, tengo que hacer algo me dije en ¡voz alta! para escucharme a mí mismo.

            Aproveché aquella tarde que venía su manicurista, para salir de casa y meditar un poco de aquella situación, pues no tenía un empleo fijo. Yo hacía de todo un poco, y era un hombre de mandados y reparaba electrodomésticos, trabajaba de plomería y albañilería, esos era los oficios a los que me dedicaba.

            Bella, se quejaba de que no tenía estudios, aunque yo la complacía en todos sus caprichos, mientras la economía funcionaba bien, todo marchaba bien. ¡Hasta que me ha tocado quedarme en casa! Y como dicen por aquí, me tengo que conformar en matar tigritos de vez en cuando. De verdad, les cuento que, sino hubiese sido por este virus, nunca me hubiese dado cuenta de quien era Bella.

            Bella, era rica de cuna, siempre tuvo sus propios ingresos, pero ella no gastaba nada de su herencia, decía: ¡eso será para nuestros hijos! … ¿hijos? Que nunca hemos tenido.      ¡Gracias a Dios!… porque no tengo nada que me ate a ella… Uff ¡que suspiro! ¡Dios sabe lo que hace! Pensaba yo cada vez que lo decía.

            Aquella tarde, regresé a mi fatal realidad y todavía no tenía un plan para acabar de una vez por toda con Bella. Aunque a mi mente venía cosas terribles, no me sentía capaz de hacerle daño. Soy un cobarde, que, a pesar de todo, la amo a mi manera… ¡sí un amor tóxico!

  • —¡Wilt, Wilt! sal de tu letargo…pareces un burro soñador — Grito Bella a mi oído.
  • —¿Qué sucede Bella? — le respondí.
  • —Necesito que me arregles el secador de pelos, no está dejando mis bucles como a ti te gustan— me dijo con esa voz dulce, esa voz cuando me quiere convencer de algo. Les confieso que Bella siempre lo lograba. ¡Realmente, era hermosa!

            Me dispuse a arreglar el secador de pelos, mientras ella me miraba con sus ojos esmeraldas, esos ojitos que me hacían olvidar sus malos tratos, sus insultos y sus gritos o reclamos…me emboba con ellos como cuando era adolescente.

            Allí estaba yo arreglando su secador, ajustándole cables, dejándolo perfecto para que dejara sus bucles dorados como el sol que me iluminó aquel día que le pedí fuera mi novia.

            Aquella noche…nos entregamos como cuando éramos adolescentes y allí otra vez yo intentándolo de nuevo… Pasaron unos meses y Bella había ganado unos kilos demás, se volvía irritable, tenía antojos, pero no dejaba de peinarse o hacerse la manicure.

            Pasaron unos días, y me encontraba en la casa de la manicurista de Bella, la señorita Helen, quien me pidió le arreglara unos de sus aparatos. Volví a casa y Bella no estaba allí, en eso sonó el celular y me comunicaron que Bella estaba en el hospital, porque había sufrido una caída, cuando un secador de pelos le explotó al enchufarlo y del susto resbaló en el baño.

             Me sentí culpable, les confieso. Al llegar a la Emergencia pregunté por la habitación de Bella, allí estaba…

  • —¡Wilt, Wilt! ¡qué bueno que llegaste! — Mientras sus ojos esmeraldas me ahogaban en su mirada.

En eso entró el Médico Especialista y me dice:

  • —Señor Wilt… ¡Felicitaciones, será padre de unos mellizos!
  • —¿queeeeeeeeeeeeé…? dije en voz alta
  • —Si, hicimos unas placas y unos estudios a su esposa y los resultados dieron positivo. — Corroboró el Obstetra
  • —¡Wilt, al fin seremos padres! gritaba de alegría Bella.

            Yo aturdido, solo pensaba en zafarme de mi esposa y ahora… ¿qué hago?

            Bueno…esta historia, si que tuvo un gran giro… ¡todo por culpa del secador de pelos! Jajajajaja

BASES DE PARTICIPACIÓN: 

Tema: Un conflicto de pareja narrado en tono humorístico. 
Extensión: Máximo 900 palabras
Plazo: Del 1 al 15 de febrero de 2021.
Participación: Deberéis publicarlo en vuestro blog y añadir el enlace en los comentarios de esta entrada.
Votación: Los autores participantes deberán votar siete relatos otorgando siete puntos al que más os guste; seis, al segundo; y así sucesivamente. Se enviarán por correo electrónico a eltinterodeoro@hotmail.com del 16 al 25 de febrero. No enviar los votos supondrá la descalificación del relato.
Premios: El 28 de febrero de 2021 se celebrará la Gala de Premios anunciando los ganadores. Los tres primeros relatos recibirán un diploma digital acreditativo del mismo. El relato ganador será dramatizado por Ramón Márquez en nuestro canal de YouTube EL TINTERO DE ORO RADIOFICCIÓN y los diez primeros relatos se incluirán en la antología anual, edición en papel, de El Tintero de Oro del año 2021.
    Todos los relatos participantes se incluirán en la revista digital EL TINTERO DE ORO MAGAZINE.
También podéis participar de este homenaje a Tom Sharpe con una reseña de Wilt o cualquier otro artículo relacionado con el autor. Dichos textos serán incluidos en la revista digital. Bastará con que lo publiquéis en vuestro blog entre el 1 al 15 de febrero y dejéis el enlace en los comentarios de esta entrada.

58 comentarios en “¡POR CULPA DEL SECADOR DE PELOS!

  1. Ja, ja, ja, el secador de pelo, un clásico. Yo pensaba que la iba a dejar como una salchicha chamuscada, pero, mira, han sido gemelos. Llamándose Wilt puede pasar de todo. Muy divertido este relato. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Así que resulta que el marido le enchufó el…, ¡ah noo!, que no es así, que resulta que al enchufar el secador se quedó embarazada…. ¡ah que tampoco! 😊
    Una comedia de enredo entretenida en la que se mezcla el amor, el deseo, la pasión inicial con la ganas de cogerla por el pescuezo, o al menos, divorciarse de la caprichosa, y se cambiaron las tornas por culpa de un secador.
    Una relato simpático, Raquel.
    Un abrazo, compañera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por la visita y en efecto me gustó mucho esta novela. Me sacó de mi zona de confort y me puso a Investigar, pero pude aprovechar situaciones de la novela que me inspiraron. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

  3. ¡Hola, Raquel! Ya regreso de nuevo.

    Elegiste también el mismo nombre del protagonista de la novela de esta nueva convocatoria y como le sucedía a él, también tiene una esposa que le amarga la existencia y para colmo de males le recuerda a una muñeca de plástico inflable, ya que al término de la historia también aumenta de tamaño (engorda)… Lo cierto es que le has sabido sacar jugo a la novela, aunque adaptada a tu imaginación y con una buena dosis de fina ironía para rematar con un giro final que me ha pillado con el pie cambiado.
    ¡Felicidades! y un placer leerte de nuevo.
    Besos y abrazos virtuales.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es, me he inspirado en Wilt, para contar un relato de una relación tóxica que a veces por no poder o no tener fuerza de voluntad la llevamos a un final que nos hace infeliz. Gracias por todo el apoyo brindado en este año que ya cumplí con ustedes en el Tintero de Oro aprendiendo con cada reto o convocatoria.

      Le gusta a 1 persona

  4. ¡Hola, Raquel! Por fin te he podido devolver la visita… Muy divertido tu relato, con esa trama tan graciosa en torno al secador de pelos. ¡Quién hubiese dicho que de ese aparato fuera a salir algo más que unos hermosos rizos! Recibe un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola Raquel
    Vaya con la parejita!!! Ninguno de los dos tiene desperdicio. A saber cómo les irá en adelante con dos mocosos que criar.
    Un fuerte abrazo y suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

  6. Hola, Raquel. Vaya que sí, las decisiones o se toman o te toman. Muy ingeniosa la historia, con ese elemento que cataliza desde la nada el irremediable final, y con ello da al traste todo. Me gustó mucho la parte dialogada, tanto la directa como la narrada, le da mucha frescura al relato, de hecho, has conseguido atraparme desde el principio.
    Muy bueno, y con risas a montón.
    Un abrazo, y mucha suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro mucho saber que se divirtieron, a mi también me sacó unas sonrisas cuando le daba vida a los personajes inspirado en Wilt. Una relación tóxica que lo lleva a la desesperación, pero a vivir con alguien que no quiere realmente dejar…Gracias por la visita

      Me gusta

  7. Si es que como bien dice el dicho: Los secadores los carga el diablo. Y menos mal que solo tuvieron mellizos. Ha sido muy entretenida la lectura, Raquel. Me he divertido.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Quién iba a sospechar que a causa de un pequeño electrodoméstico un matrimonio se podría complicar más todavía. Pero es que unos ojos de color esmeralda enamoran sí o sí… y embrujan.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  9. Pues nada, Raquel, a nuestro protagonista le toca aguantar a la insufrible Bella algunos años más. Y no sólo a ella, sino a dos criaturas más. ¿Quién sabe? A lo mejor la relación se endereza… O no.
    Muy buen trabajo, Raquel. Te deseo lo mejor en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

  10. Hola Raquel, ese elemento del secador de pelo, hilo narrativo, de todas las situaciones que desarrollas, pues esta claro que no que no secó fue tu creatividad, y la clave humor de toda la narración, la he disfrutado mucho, suerte un abrazo¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola, Raquel.
    Pobre incauto ahora le toca apechugar con Bella, para los restos, je, je, je
    Cómica y divertida historia que has creado, desde luego miedo da pensar lo que puede provocar un secador, 🙂
    Mucha suerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  12. Un buen relato que se ajusta al tema que pide el reto del Tintero. Divertido, ingenioso y con un final sorprendente por partida doble: vienen gemelos y a Wilt, el padre, le toca cargar con tres. Y todo por el hilo conductor de un secador de pelo. ¡Qué imaginación!
    ¡Felicidades, Raquel, y suerte en el Tintero!

    Le gusta a 1 persona

  13. Pobre Wilt, en esta encarnación le tocó un matrimonio aún más desdichado. ¿Por qué el matrimonio acaba con el amor, si debería ser todo lo contrario?
    Gran pregunta la de este pobre hombre, que yo respondería “porque te casaste demasiado joven, al parecer” xD
    Qué mala suerte, a veces la gente cambia demasiado y uno ya desconoce a su propia pareja, cosas que pasan. Buen relato. Mucha suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es, creo que no se trate de que las personas cambien o no, realmente cada uno tiene su propia esencia y algunos dirían no afloran, sino como esa hermosa criatura que te hipnotiza para luego atacarte. Quizás eso le pasó a Wilt y a muchos matrimonios infelices. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

  14. Hola Raquel, convencida que te había dejado comentario cuando te leí por primera vez, joooo, amiga el relato es de lo más divertido, ¡Un secador! me lo voy a pensar cuando lo tome y lo mire a la cara, lo mismo me sorprende y viene la cigüeña jaaja. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  15. Me ha sorprendido el final, cuando ya pensaba que se había desecho de su mujer con el secador , resulta que en lugar de eso, le llegan dos mocosos. Me he reído con este entretenido relato de nuestro amigo Wilt. Saludos y suerte en el Tintero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s