Pintor de la Cueva Altamira

Pintor de la Cueva Altamira

Autora Raquel Peña

        Aquellos días cuando los bueyes, los bisontes y los ciervos abundaban en Altamira, acostumbraba a contemplarlos ¡que hermosos eran, su vigorosidad, su fuerza imponente, todas esas formas venían a mi mente! No obstante, sentía que tenía que plasmarlo en algún lado. Fue así, como tomé algunos implementos o mis herramientas para construir la gran obra que revoloteaba en mi cabeza.

        Gracias a la Gran Pachamama, era ella quien nos regalaba lo necesario ¡todo era creado por ella, la gran máquina del universo!, y fue entonces, como empecé a grabar en aquellas paredes frías y agrietadas, quizás por causa de diferentes movimientos telúricos o quizás también, por la furia de nuestro padre creador, pero con una naturaleza inquebrantable, pues demostraba su fuerza a pesar del tiempo. Una pregunta inquietante, que también me hice muchas veces fue: ¿cómo llegamos aquí?

        Aquellas criaturas, yo les contemplaba, deseaba ser como ellos, tenían su propia manera de comunicarse. Aprendimos a sobrevivir, todo fue serendipia, todo lo descubrimos por nosotros mismos, sin embargo, tendríamos que empezar a advertir a nuestras generaciones futuras el cómo nosotros vivimos.

         ¡Mi musa me habló! develé en aquellas paredes todo lo que en mi mente se proyectaba…solo me pregunto: ¿existirá un código universal que lo podamos entender todos, tal cual sucede en la naturaleza entre la misma especie?

        Fue así como todo sucedió en aquella cueva, mi refugio donde terminé mis últimos días. Aquella Cierva me contempló morir, estoy atrapado y sepultado en aquellas frías y agrietadas paredes de Altamira.

Punto Jonbar el relato de un hombre de la prehistoria en la Cueva de Altamira: ¿qué hubiese pasado, si aquella niña no encuentra la Cueva de Altamira? ¿Qué mensaje nos transmite el artista de Altamira?

13 comentarios en “Pintor de la Cueva Altamira

  1. ¡Hola, Raquel! Bueno, no sé si es estrictamente una ucronía, pero desde luego es un micro precioso que nos transporta a otro tiempo en el que nuestra especie comenzaba a soñar y dejar esos sueños para la eternidad. Sin duda, esas fueron las primeras historias que se contaron. Afortunadamente, aquella niña descubrió uno de los legados más valiosos de nuestros antepasados. La única pena es que Marcelino Sanz de Sautuola, la primera persona que supo valorar ese tesoro no tuviera en vida el reconocimiento del hallazgo. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola David, en efecto me dejé llevar por el Pintor de Altamira y qué hubiese pasado, si aquella vez se hubiese aceptado esa verdad,. Pretendí acercarme, espero pueda ir comprendiendo mejor la ucronia lo cierto que me ayuda mucho estos ejercicios, en mi campo desde lo Filosófico. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela

      Me gusta

    2. Fue precisamente, por ese acontecimiento que le rindo homenaje a estas cuevas donde los hombres de aquellos tiempos dejaron sus legados. Para mi, e un honor saber que te haya gustado y un regalo para España la tierra de mis ancestros.

      Me gusta

  2. Buenos días Raquel, te has marcado un ejercicio imaginativo. ¡Quien sabe lo que pensó el hombre que plasmó las impresionantes policromías de Altamira! ¿Habría cambiado el mundo sin su descubrimiento?, no lo sé, seguramente hay otras muchas cuevas similares por descubrir, pero , ¡desde luego! nos habríamos perdido el conocimiento y el certificado avalado en las paredes de la cueva del espíritu creativo de aquellos lejanos tiempos.
    Un abrazo, Raquel.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Raquel. Hubiera sido una pena que las cuevas no se descubrieran, por todo lo que encierra de valioso para comprender la mente del hombre antiguo y por el legado artístico que dejaron esos hombres primitivos, que seguramente no eran tan primitivos como a veces imaginamos. Un relato que nos transporta muchos milenios atrás en el tiempo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola de nuevo, estimada Raquel, aunque con cierto retraso no quería volver por tu blog sin dejarte mi comentario en tu interesante ejercicio, que si bien no llega a cumplir con lo que se considera una clásica ucronía, al menos es muy original tu punto de partida para hacernos reflexionar acerca de este magnífico hallazgo prehistórico, algo fundamental para comprender nuestros orígenes y cómo nuestros ancestros trataron de imprimir sus huellas en esta famosa cueva. Según tengo entendido, estas figuras guardan un código de señales y conocimiento sobre el antiguo mundo y sus primeros pobladores llegados de otros mundos exteriores a la Tierra, aunque todavía se sigue insistiendo en que este tipo de información forma parte de teorías de la conspiración, aunque no lo creo así.
    Me ha encantado tu propuesta, de modo que adelante con tu narrativa.
    Un abrazo y saludos cordiales desde Granada (España).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s