El sol sale para todos(Inspirada en: Medidas Extremas)

El sol sale para todos(Inspirada en: Medidas Extremas)

El sol sale para todos
(Inspirada en: Medidas Extremas)

Eran dos paisajes diferentes, aquella sociedad, al igual que en el Mito de la Caverna de Platón, se asomaban dos realidades antagónicas: un paisaje vestía de harapos y ropas sucias. Su mundo era diferente, al de los hombres y mujeres vestidos de los dotes y bienes que ellos jamás pudieron tener, algunos abandonados por sus hijos, y otros, víctimas de aquella sociedad que los condujo a ese abismo. ¿somos culpables del camino que decidimos? o ¿somos producto de malas decisiones?

Los topos, así le llamaban los del otro lado. Ellos reflexionaban sobre su suerte o destino. Expresaban: «vivimos un eterno verano», solían decir los más resignados, otros más optimistas decían: «el sol sale para todos». Y es que debemos salir adelante, ante la estación que nos toca vivir, cuando aprendamos a comprender nuestra propia existencia y nos conectemos con ese universo, en especial con ese sol implacable que irradia nuestras miserables vidas, seremos felices, agregó el más sabio de todos.

Aquellos momentos de tertulia, eran su único alimento, entre todos se ayudaban y compartían lo poco que tenían, habían aprendido a vivir como una familia. Aunque los de arriban los llamaran topos, porque vivían en un subterráneo, allí estaban protegidos, salían muy temprano, al despertar el alba, a tomar los restos que habían dispuestos en almacenes de desperdicios en los locales cercanos y regresaban antes que iniciara el bullicio de los que pertenecían al otro paisaje. Al sonar el pito del tren, ya estaban de regreso con lo poco que habían recolectado, era su rutina diaria.

Los del otro paisaje, todos iban muy bien vestidos, maletines ejecutivos, otros auriculares, dispositivos móviles, todos automatizados y un andar, sin mirar a los lados, ni por unos minutos se detenían a contemplar el hermoso día, ni a disfrutar la suave brisa.