AVENTURA IV. EL CÍRCULO DEL MIEDO

AVENTURA IV. EL CÍRCULO DEL MIEDO

ILUSTRACIÓN DE CARLOS ARTURO CARVAJAL MORALES- APURE 9 AÑOS

Hoy van a cerrar sus ojos y solo van a escuchar, pero por nada del mundo pueden hablar, ni preguntar, ni tampoco abrir los ojos por nada, así lo que sientan, escuchen o perciban les cause mucho miedo, fueron las instrucciones del maestro a todos los discípulos.
El maestro les pidió cerrar sus ojos e imaginarse un lugar sombrío, oscuro y muy solo, donde ellos sintieran mucho temor, pero que pudieran todos conectarse para encontrarse en aquel lugar, y allí pensarían en lo que les causaba pánico o en lo que más temían. En ese instante, todos estaban allí tal como su maestro les dijo, pero nada ocurría, pues se habían bloqueado para no pensar en nada que les causara temor, Celupin podía mirar los miedos de cada uno.
En ese instante, el maestro le susurró ¡hazlo, sólo así podrán volver! Celupin le habló primero a quien temía a las arañas, en ese preciso momento, una araña enorme se posó en el círculo y como por arte de magia, con el apoyo de todos, aquella araña fue desapareciendo.
Allí entendieron, que, si estaban juntos y dejaban salir sus miedos, ellos mismos podrían destruirlos, pues solo, ¡es nuestra imaginación quien le da más importancia al asunto!, pensaron al unísono.
Al destruir la araña, otras criaturas fueron apareciendo la serpiente de 3 cabezas, fantasmas del pasado, fuego, tormentas, tinieblas e incluso hasta la muerte, fueron saliendo de cada uno de los discípulos, e iban desapareciendo en la medida que cada uno se alimentaba de coraje y fe en sí mismo, si alguien hubiese dudado por un momento, hubiese sido el fin de todos. Todo terminó, volvieron sin miedos que le perturbaran.
¡De regreso! exclamó el maestro. Los miedos se afianzan de aquellos que no confían en lo que son, y aunque el miedo forma parte de nuestra vida, no le podemos permitir que nos consuma. ¡Debemos enfrentarlos! Esa es la lección más difícil, pero la más importante de todas.
Celupin se veía crecido, al igual que sus hermanos y hermanas, todos lucían diferentes, sus colores eran más vivos, y habían alcanzado un nuevo nivel. Hasta mañana, les dijo el maestro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s