LA SIRENA: UN MITO MÁGICO

LA SIRENA: UN MITO MÁGICO

LA SIRENA

El relato que muestro a continuación es un mito creado de mi autoría, pues La Sirena del actual municipio Guanta, Anzoátegui cuenta otra versión muy diferente, la cual desde mi perspectiva respeto, pero preferí rendirles homenaje a esos hombres autóctonos antes de la conquista de estas tierras después de la llegada de Colón. Les invito a investigar sobre la leyenda de la sirena. Y luego me comentan, cual versión prefieren. Espero la disfruten. 


LA SIRENA
La tribu del Cacique “Guantar” que significa:” Valle de los Cangrejos” se puede ubicar desde tiempos prehispánicos al norte del oriente venezolano, vivían de la pesca y la agricultura. Aquel valle es una región montañosa, y se encuentra rodeado de una hermosa bahía en forma de herradura, ésta se viste de una vegetación semiárida y tipo semidesértica, por su cercanía al mar, pero estas tierras también cuentan con ríos y agua dulce, de allí que se pueda asegurar lo mágico que cubría aquellas tierras destinadas a dejar un gran legado geográfico a las generaciones futuras.

Esta historia relata la leyenda de Asha, se la describe como la más hermosa de la tribu de Guantar, ancestros aseguran que desde su nacimiento estaba destinada al hijo del Cacique, pero, aquella niña estaba marcada por otro destino. Asha desde su nacimiento cautivó a toda la tribu, sus ojos color miel y su hermosa piel canela atraparon la mirada y la atención del Cacique Guantar, a partir de ese instante exigió a los padres de la niña, que al cumplir los 15 años sería la esposa de su hijo mayor, que para ese entonces contaba con 2 años. Y que, por lo tanto, debían educarla y prepararla según las leyes y principios de la tribu.

  Desde ese instante, ya se había marcado su destino, sin embargo lo que nadie en la tribu sabía que el Dios del Valle le tenía otro futuro a Asha, su belleza era única, y en la medida que fue creciendo lucía más radiante, su cabello lacio negro azabache, le llegaba a la cintura, su cuerpo como cual sirena distraía a los guerreros de la tribu, pero todos tenían prohibido hablarle o acercarse a ella, sólo Rhío el hijo del Cacique tenía ese derecho, pues ella sería su esposa.

Asha y Rhío desde niños jugaban, aprendían sobre su cultura, pero lo que más le gustaba era ir a nadar al río que rodeaba la tribu. Pasan 13 años y Rhío cumple 15 años de edad, por tanto tenía que asumir preparación para ser el sucesor de su padre el Cacique Guantar y éste debía aprender el arte de la guerra por dos años para desposarse con Asha, quien lo amó desde niña, ambos sentían un amor puro, más allá de la atracción, era algo mágico que los unía y eran inseparables, algo que facilitó el camino para que aquel pacto pudiera cristalizarse, sin problema alguno. 

Durante eso dos años, Rhío se preparaba en los quehaceres de las armas, allí fue aprendiendo como defenderse del enemigo o quienes amenazaran su tribu. Al llegar el alba, aquel fructuoso día donde se anunciaba que los conquistadores amenazaban de invadir el valle, fue así como todos los guerreros tenían que prepararse para combatirlos, sería el primer y único combate de Rhío, pues su destino, ya estaba marcado. Al entrar al río, una flecha le atravesó el corazón, por su mente cruzó los ojos miel de Asha, quien le gritaba desde aquella angustiada mirada no dejarse caer, pero algo más fuerte lo arrastró a lo más profundo y en una cavidad de aquel río su cuerpo quedó oculto y jamás pudieron encontrarlo a pesar de todos los esfuerzos.

Los sabios de la tribu aseguran que era hijo del Dios del Valle y su misión estaba allí como un guerrero guardián. Luego de aquel atroz combate, toda la tribu fue saqueada y destrozada por los invasores e hicieron prisionera a Asha, a quien dejaron viva por su gran belleza y el Cacique decidió hacerla su esposa e iniciaron los preparativos de la boda, debían enseñarle las costumbres de aquella tribu. Asha al despertar el alba iba al río, allí era su lugar de encuentro con Rhío, su llanto era tan desconsolador, que toda la montaña sentía gran compasión de ella, cada gota de sus cristalinas lágrimas caía al río mezclándose con sus aguas.

Asha le hablaba al río, suplicaba le llevara con su gran amor, fue tanto la insistencia de Asha que el Dios del Valle le concedió mirarlo, vestía como un príncipe, su traje simulaban escamas y le regaló una sonrisa a su amada, le contó solloza que aquel cacique, quien le quitó la vida la desposaría, no dejaba de llorar, sus lágrimas se confundían con el agua. 

El Dios del Valle contemplando aquella escena única de amor verdadero, le concedió a Asha unirse con su hijo y desde aquel día Asha la hermosa joven de ojos miel, color canela y cabellos azabache se convirtió en un hermoso Salto de agua en forma de sirena, el cual adornaba la montaña y así fue como Asha y Rhío vivieron juntos por siempre custodiando la tribu del Gran Cacique Guantar. 

4 comentarios en “LA SIRENA: UN MITO MÁGICO

  1. Maravillosa y mágica entrada!! Posees el exquisito don; de atrapar al lector con tu fluida imaginación, lo que te permite construir una leyenda, en donde abundan lugares,personajes ydetalles que le dan suficiente crédito de ser real. Debes dejarte fluir mas; tienes con que. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s