Guardián del ascensor

Guardián del ascensor

Aquel edificio con una arquitectura celestial, era un lugar de ensueño, pero nunca me imaginé que solo era visible para los que ya habían partido de este mundo. Entre sus paredes, desde aquel fatídico día, en el que encontraron al cadáver del ascensor, fue en ese momento que el tiempo se detuvo, y todos allí siguieron sus rutinas, como si los días, no pasaran. ¿será que ese cadáver tiene que ver con la maldición, de aquel majestuoso edificio?

Aquel hombre, se convirtió en el guardián del ascensor, eso cuentan algunos, y todos los involucrados quedaron atrapados en el lugar, y sumidos en ese misterio que envuelve su muerte. A pesar, de estar en el plano terrenal, el edificio no se hace visible a los seres vivientes, y solo almas errantes como yo podemos entrar en sus dominios.

Mis últimos recuerdos, evocan una discusión, veo a un hombre caer al suelo, y abrirse el ascensor, y un hombre ante mí, no logro ver su rostro. Solo escucho su voz, que me dice:
¿a qué piso se dirige?
Aturdida, le respondo: “al infierno”
Y el hombre, me responde: “ha llegado su turno”

190 palabras.