Letras que cuentan una vida que rompe paradigmas Dedicado a: Patricia Highsmith

Letras que cuentan una vida que rompe paradigmas Dedicado a: Patricia Highsmith

Patricia Highsmith una escritora que rompió paradigmas haciendo escuchar su voz mediante las letras.Ella nos demuestra que cuando queremos llegar al éxito, solo debemos montarnos en el Tren de la Vida, así que no dejes de soñar y vuela hacia tu destino.

Nacimiento

19 de enero de 1921 Fort Worth, Texas, Estados Unidos

Sus Primeros Años de Vida

Durante los primeros años de su vida, estuvo bajo la tutela de su abuela materna, Willi Mae, quien vivía en Texas. Fueron sus padres Mary Coates y Jay Bernard Plangman, a quien conoce después de cumplido los 12 años. Y su madre contrajo matrimonio con Stanley Highsmith en 1924, es entonces del esposo de su madre que Patricia toma el apellido.

En 1927 se marchó a vivir a Nueva York con ellos, donde trabajaban como diseñadores gráficos. Confesó que su madre intentó abortar bebiendo aguarrás, durante su embarazo. Highsmith nunca superó esta relación de amor y odio con su madre, se dice que es lo que le inspira a escribir “The Terrapin,” en el que un joven apuñala a su madre.

Sus Estudios

Se graduó en 1942 en el Barnard College, donde estudió literatura inglesa, latín y griego.

Descubre su Orientación Sexual

En 1943 empezó a trabajar para la editorial Fawcett haciendo sinopsis de cómics y en esa época descubre su homosexualidad, tema que tratará más adelante cuando en 1952 aparezca bajo el pseudónimo de Claire Morgan su novela El precio de la sal. Trata de la problemática historia de amor entre dos mujeres, con un final feliz insólito para la época. Treinta y tantos años después la reimprimió con el título de Carol y descubriendo que era ella la verdadera autora, revelando en su epílogo las comprensibles razones del anonimato inicial. Finalizaba con estas palabras: “Me alegra pensar que este libro les dio a miles de personas solitarias y asustadas algo en que apoyarse”.

Sus inicios como escritora

A los ocho años descubrió el libro de Karl Menninger “La Mente Humana” y son los análisis de este autor sobre las conductas anormales los que más tarde influyeron en su percepción de los personajes literarios, pues tuvo una temprana vocación por la escritura. Patricia relata en su ensayo Suspense que, a los 9 años en una actividad asignada por su profesora sobre una redacción, experimentó que al terminar de leer su “Excursión a los Endless Caverns” todos sus compañeros la miraban extasiados, y hasta le pidieron que continuara y es allí cuando descubre su vocación por el arte de la escritura.  

Como lectora le interesan temas relacionados con la culpa, la mentira y el crimen, que más adelante fueron los temas centrales en su obra. Y es en 1935, cuando escribió su primer relato, pero que no se conserva.

A los 22 años comenzó a escribir su primera novela The click of the shutting, nunca publicada. En 1945, tras una breve estancia en México de cinco meses, surgieron los cuentos “En la Plaza”, escrito en Taxco, estado de Guerrero, y “El coche”. Publicó su primer cuento a los 24 años en la revista Harper´s Bazaar.

Vida Personal y Sentimental

Nunca tuvo una relación sentimental que durase más que unos pocos años, entre las que se cuenta la de la también novelista Marijane Meaker. Algunos de sus contemporáneos la tachaban de misantropía. Aseguraba que prefería la compañía de sus muchos gatos y caracoles y una vez dijo: “Mi imaginación funciona mucho mejor cuando no tengo que hablar con la gente”. Fue acusada de misoginia por sus Little Tales of Misogyny y de antiamericanismo por sus Tales of Natural and Unnatural Catastrophes; lo cierto es que su fama de escritora morbosa no la hizo especialmente vendible en los Estados Unidos. Highsmith encontraba frecuentemente inspiración en el arte, en la psicología clínica y en el reino animal.

En 1950 publica su primera novela: Extraños en un tren, por la que saltó a la fama un año después con la adaptación al cine de Alfred Hitchcock.

Fama

En 1950 publica su primera novela: Extraños en un tren, por la que saltó a la fama un año después con la adaptación al cine de Alfred Hitchcock.

Obras Literarias

Escribió más de 30 libros entre novelas, ocho colecciones de cuentos

Novelas

  • Extraños en un tren (Strangers on a Train, 1950)
  • El precio de la sal / Carol (The Price of Salt, también conocida como Carol, 1952). Publicada originalmente con el pseudónimo de Claire Morgan y reeditado con su nombre 37 años después (en 1989) con el título de Carol.
  • El cuchillo (The Blunderer, 1954)
  • El talento de Mr. Ripley / A pleno sol (The Talented Mr. Ripley, 1955). 1ª novela de la serie “Ripley”
  • Mar de fondo (Deep Water, 1957)
  • Un juego para los vivos (A Game for the Living, 1958)
  • Ese dulce mal (This Sweet Sickness, 1960)
  • Las dos caras de enero (The Two Faces of January, 1961)
  • El grito de la lechuza (The Cry of the Owl, 1962)
  • La celda de cristal (The Glass Cell, 1964)
  • Crímenes imaginarios / El cuentista (A Suspension of Mercy, también conocida como The Story-Teller, 1965)
  • El juego del escondite (Those Who Walk Away, 1967)
  • El temblor de la falsificación (The Tremor of Forgery, 1969)
  • La máscara de Ripley / Ripley bajo tierra (Ripley Under Ground, 1970). 2ª novela de la serie “Ripley”
  • Rescate por un perro (A Dog’s Ransom, 1972)
  • El juego de Ripley / El amigo americano (Ripley’s Game, 1974). 3ª novela de la serie “Ripley”
  • El diario de Edith (Edith’s Diary, 1977)
  • Tras los pasos de Ripley / El muchacho que siguió a Ripley (The Boy Who Followed Ripley, 1980). 4ª novela de la serie “Ripley”
  • Gente que llama a la puerta (People Who Knock on the Door, 1983)
  • El hechizo de Elsie (Found in the Street, 1987)
  • Ripley en peligro (Ripley Under Water, 1991). 5ª novela de la serie “Ripley”
  • Small g: un idilio de verano (Small g: a Summer Idyll, 1995

Libros de relatos

  • Once (Eleven, también conocida como The Snail-Watcher and Other Stories, 1970)
  • Pequeños cuentos misóginos (Little Tales of Misogyny, 1974)
  • Crímenes bestiales (The Animal Lover’s Book of Beastly Murder, 1975)
  • A merced del viento (Slowly, Slowly in the Wind, 1979)
  • La casa negra (The Black House, 1981)
  • Sirenas en el campo de golf (Mermaids on the Golf Course, 1985)
  • Catástrofes (Tales of Natural and Unnatural Catastrophes, 1987)
  • Los cadáveres exquisitos (1995, selección de relatos escritos entre 1960 y 1990)
  • Pájaros a punto de volar (1ª parte de Nothing That Meets the Eye: The Uncollected Stories, 2002, reúne relatos escritos entre 1938 y 1949, publicada póstumamente)
  • Una afición peligrosa (2ª parte de Nothing That Meets the Eye: The Uncollected Stories, 2002, reúne relatos escritos entre 1950 y 1970, publicada póstumamente)

Misceláneas

  • Miranda the Panda Is on the Veranda (1958, coescrito junto a Doris Sanders). Libro para niños, en verso y con dibujos.
  • Suspense (Plotting and Writing Suspense Fiction, 1966). La autora nos muestra las entrañas del proceso de creación de una novela de intriga.
  • The fire of the enemy (relato inacabado que no llegó a publicarse durante la vida de la autora, escrito durante los últimos meses de su vida, 1995)

Premios

  • 1946: Premio O. Henry al mejor primer relato por “The Heroine”, publicado en Harper’s Bazaar.
  • 1951: Nominada al Premio Edgar a la mejor primera novela por Extraños en un tren, otorgado por la Asociación de Escritores de Misterio de América.
  • 1956: Nominada al Premio Edgar a la mejor novela por El talento de Mr. Ripley, otorgado por la Asociación de Escritores de Misterio de América.
  • 1957: Gran Premio de Literatura Policíaca por El talento de Mr. Ripley.
  • 1963: Nominada al Premio Edgar al mejor relato por “The Terrapin”.
  • 1964: Premio Silver Dagger (Daga de Plata) a la mejor novela extranjera por Las dos caras de enero, otorgado por la Asociación de Escritores del Crimen de Gran Bretaña.
  • 1975: Gran Premio del Humor Negro por “El amateur de escargot”.
  • 1990: Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, otorgado por el Ministerio de Cultura de Francia.

Adaptaciones Cinematográficas

Extraños en un tren (1950)

Extraños en un tren o Pacto siniestro (Strangers on a Train, 1951), película estadounidense dirigida por Alfred Hitchcock, guión adaptado de Raymond Chandler y protagonizada por Farley Granger, Ruth Roman y Robert Walker.

No beses a un extraño (Once You Kiss a Stranger, 1969), película estadounidense dirigida por Robert Sparr.

Tira a mamá del tren (Throw Momma from the Train, 1987), película estadounidense dirigida por Danny DeVito y protagonizada por Billy Crystal, Danny DeVito y Anne Ramsey. Libre adaptación de la historia. Comedia.

Extrañas en un tren (Once You Meet a Stranger, 1996), telefilme estadounidense dirigido por Tommy Lee Wallace y protagonizado por Jacqueline Bisset. Versión femenina de la novela.

Muerte

Residió en East Anglia (Reino Unido) y en Francia, y sus últimos años los pasó en Tegna al oeste de Locarno (Suiza), donde falleció un 4 de febrero de 1995 a los 74 años. Sus obras se encuentran en los Archivos Literarios Suizos, en Berna.

XVII EDICIÓN (Diciembre 2019) Extraños en un tren de Patricia Highsmith. Tercera Temporada El Tintero de Oro

XVII EDICIÓN (Diciembre 2019) Extraños en un tren de Patricia Highsmith. Tercera Temporada El Tintero de Oro

LA PLUMA ASESINA

Autora Raquel Peña

Emily

Caricuao

1 octubre de 2019

Suena la alarma de su móvil a las 4:00 a.m., como siempre, aunque ya por la costumbre Emily se despertaba antes de que ésta sonara. Pone a hervir el agua para tomar su café y mientras se cuela, se cepilla los dientes y se da una breve ducha.

Luego se dispone a desayunar su pan tostado con queso amarillo, jamón de pavo y su café con leche, aunque en otras ocasiones prefería arepa con queso guayanés y aguacate cuando era temporada.

Es Emily una provinciana sencilla, que se mudó a la capital venezolana a volar hacia un sueño de adolescente. Llegó a Caricuao específicamente cuando sus padres murieron. Era hija única y su familia más cercana había emigrado, por tanto, había quedado sola y sin ataduras.

Caracas es catalogada como una de las ciudades más peligrosas de Latinoamérica, aunque esto último era lo que le llamaba más la atención. Las novelas policíacas eran sus preferidas, de hecho, cargaba con un gran tesoro un libro de Patricia Highsmith titulado Extraños en un Tren, que, por cierto, fue un regalo de cumpleaños de su padre.

Emily soñaba con escribir una novela parecida a la de Highsmith.  Eso fue lo que la llevó a Caracas, porque estaba segura de que allí tendría el material necesario para hacer su gran obra literaria y así ser famosa algún día.

Estación de Caricuao

  1 de diciembre de 2019

Cada mañana, Emily iba a la estación de Caricuao a la misma hora, 5:30 a.m. y allí lo veía: con su maletín negro de cuero, traje ejecutivo impecable azul marino y camisa blanca con corbata del mismo color del traje. Era su uniforme de policía criminalístico, de eso no le cabía ninguna duda.

Se le veía alto, debía medir 1.80 m., tez morena y unos ojos verdes que llamaban la atención, pero él solo cruzaba miradas y les sonreía con respeto. A pesar de que viajaban a diario durante aquellos tres meses, nunca habían coincidido en sentarse juntos; aquella multitud que salía a trabajar no permitía descuido alguno.

Emily no estaba muy acostumbrada a viajar en tren, aunque ella era la única que lo llamaba así, porque realmente era un metro, ya que éste solo transportaba pasajeros y no llevaba cargas.  Eso se lo recalcaron muchas veces: “esto no es un tren, es un metro” le decían los caraqueños en torno burlón. Lo que aquellos capitalinos no sabían, es que ella se refería al tren de su novela.

—Señorita, no les haga caso. Venga siéntese acá, le cedo mi puesto. —dijo su hombre favorito.

—Gracias joven, muy amable. Me permite llevarle su maletín— respondió Emily, con la voz entrecortada y un poco sorprendida.

—De nada, no se preocupe, pero no puedo darle mi maletín, es muy pesado— Aclaró muy galante.

—Me llamo Emily y soy nueva en la ciudad.

Se escucharon risas alrededor, y alguien dijo:

—Ya, de eso nos dimos cuenta hace rato. Debes ser una salvaje campesina.

—Por favor, señores, ustedes son de la capital y son los que parecen salvajes hablando de esa manera, deben tener una mejor conducta.  —Girándose hacía Emily le dijo —Yo me llamo Héctor.

—No te preocupes Héctor, estoy acostumbrada a esos comportamientos, vengo del llano y escuchaba bramidos y mugidos siempre— responde Emily en un tono burlón y con una sonrisa pícara.

De pronto se escucha: “Estación Las Adjuntas” avisando a los pasajeros de que ya han llegado.

Los Teques

Emily había logrado contactar con un agente editorial en Los Teques capital Mirandina y esa era la razón por la que cada día debía subir a su tren para llegar a tiempo a su entrenamiento como escritora profesional. Ese día fue grandioso: el agente le comunicó a Emily que había conseguido una cita con una Editorial Española llamada Tintero de Oro y que publicaría su primer libro, que preparara sus mejores letras y un nombre para su propuesta literaria.

Estación Las Adjuntas

Emily estaba esperando su tren de regreso y sacó su libro de Extraños en un Tren. De pronto, escuchó a alguien que le susurró “¿te acompaño Emily?”. Del susto se le cayó el libro, no esperaba encontrarse con Héctor en ese momento.

—Que tonta, disculpa —musitó Emily mientras se inclinaba a tomar su libro, pero Héctor fue más rápido que ella.

Mirándola a los ojos se lo devolvió rozando sus dedos con los suyos por un instante.

—Emily, para ser del llano, tus manos son muy suaves— le dijo sonriendo Héctor.

En eso llega el tren, ambos suben y se sientan juntos por primera vez. Durante el trayecto se contaron un poco sus vidas. Ya no era un extraño para Emily y por quien ella se sentía atraída. Emily le habló de que quería ser escritora de novelas policíacas.

Justo cuando Héctor iba a decirle algo, avisaron de que habían llegado a la Estación de Caricuao. Ambos bajaron y se despidieron con un “¡hasta mañana!” tras lo que Héctor le dijo: “tengo el título perfecto para tu historia: La Pluma Asesina “.

NORMAS

El relato deberá contar con, al menos, uno de estos requisitos:Policíaco o de género negro. Que se mencione con sentido la novela Extraños en un tren o la autora, Patricia Highsmith y que la acción transcurra en un tren. Extensión: Máximo 900 palabras.

Mi relato 844 según https://www.contadordepalabras.com/

Para leer los relatos participantes dar click aquí