El JARDÍN DE LA MUERTE

El JARDÍN DE LA MUERTE

XXVI EDICIÓN: LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE de SHIRLEY JACKSON

RAQUEL PEÑA

SEUDÓNIMO PERLAS

  • Estación Primavera

            Un camino de flores adornaba la imponente mansión. Rachel desde que las contempló, se sintió atraída enigmáticamente por aquellas flores. Rachel amaba las flores, y por supuesto Anthony no podía dejar de complacerla en lo que ella le solicitaba. Ese mismo día se instalaron en la mansión, luego de hacer todo el papeleo de compra.

            Desque aquel día, las flores de aquel jardín iniciaron su metamorfosis de una forma extraña, ante la vista de Rachel, oía sus susurros, oía sus lamentos. Parecían almas atrapadas en aquellas flores exóticas, exuberantes, pero de una belleza terrorífica, porque no todo lo que brilla es oro.

            Aquellas flores la habían elegido para su plan macabro y para ello tendrían que ponerla a prueba y extraer de ella la esencia de mujer sin sentimientos, llena de ambiciones y codiciosa que habitaba en ella.

            Rachel bajaba las escaleras con pasadizos dorados y piso de madera pulido con un elegante vestido negro azabache con un escote sensual que apenas cubría sus pezones, le sujetaba un brazalete en forma de flor rojo escarlata y pétalos dorados, su hermosa cabellera bien peinada la hacían ver radiante. Anthony le esperaba para celebrar su primer día de casados y su nuevo hogar con una copa de champagne.

            Esa noche fue de entrega total, se embriagaron de amor eterno y único. Entre sábanas se consumió el matrimonio, mientras el aullido de un lobo anunció que se había iniciado la cuenta regresiva y dos almas pendían de un hilo en la Mansión Siempre Primavera, pues era el nombre que le habían otorgado, ya que su jardín permanecía inmutable ante las diferentes estaciones del año en aquel inframundo, donde solo podían entrar los elegidos.

            Desde esa noche, la vida de Rachel se convirtió en un tormento, arrastrando un delirio y conducta nunca jamás vista por Anthony. Pasaron 3 meses y Rachel había ganado unos kilos demás, sin perder su belleza, al igual que aquellas flores, que lucían radiantes. Anthony hipnotizado la complacía en todo, aparentemente eran felices. Vivían un mundo de lujos, negocios, en fin, de gran abundancia.

            Anthony era un joven guapísimo, con estudios en economía y comercio internacional. Se convirtió en el administrador de la herencia de Rachel, después que su padre murió. Rachel era huérfana desde los 3 años y sus padres dejaron una gran fortuna, la cual había administrado el padre de Anthony hasta el día de su muerte. Fue ese día cuando se conocieron y se enamoraron.

  • Estación de Verano

            Habían sido predestinados para vivir y morir juntos. Días de intenso calor se anunciaban entre aquellas 4 paredes. El verano hacía insoportable e irritable la vida de Rachel, y su embarazo, aún más,  sería madre de dos niños. Fue el resultado del ecosonograma. Gritaba por toda la mansión ¡hasta cuando! ¡hasta cuando! Incluso llegaba a maldecir. Anthony le decía:

—        ¡Rachel, por favor! Nuestros hijos te escuchan. No maldigas.

— ¡no soporto el calor, no te soporto! Gritaba más fuerte Rachel —

      Anthony le preparaba un té en la estufa y la contemplaba, hasta que se calmaba. Pensó que su conducta era por el embarazo, pero nunca imaginó que aquella actitud asumida por Rachel eran los efectos que les provocaban aquellas flores malditas por las almas perdidas, que habitaban en ellas más de un siglo.

      Faltaba poco para que Rachel llenara de alegría y algarabía la mansión, eso pensaba Anthony, se lo decía en la medida que acariciaba su barriga redonda como la luna llena y le arrullaba cantándole a sus hijos hermosas melodías y ya los llamaba por sus nombres que habían elegidos: Alba para la niña, y Peter para el niño. Eran momentos de ternura que solo Anthony les regalaba tanto a Rachel como a las criaturas que llevaba dentro, aunque ellos ya sabían el destino que les deparaba.

  • Estación de otoño

            Hojas ocres cubrían el jardín, hormigas zombies caminaban en filas hacia el jardín. Aquellas criaturas vivientes eran indescriptibles, sino fuese por el hermoso color que solo se mantenía en ese lugar lleno de magia y misterio, hubiesen pasado desapercibida ante sus ojos. Una de las hormigas llevaba a cuesta unas letras que decían su nombre: Rachel. Debo estar delirando, si esto es el embarazo — dijo Rachel cuando Anthony la interrumpió

— ¿Qué sucede?

— Nada, estoy alucinando, viendo mi nombre en todos lados. — Se río Rachel.

            Anthony la venía observando inquieta, mirando mucho hacia el jardín, pero como amaba las flores, pensó es solo que le gusta contemplarlas. Pero, no entendía porque ese jardín, se podía mantener inalterable todo el año. Musitó en voz alta: ¡la naturaleza es un misterio!

En eso Rachel grita de dolor, ya había cumplido 9 meses. Empezaba a caer la nieve, ya era de noche. Un lobo aulló al unísono con los gritos de dolor de Rachel.

  • Estación de Invierno

             Una mujer de avanzada edad tocó a la puerta pidiendo refugio y Anthony preguntó:

—        ¿Quiere usted trabajar con nosotros?

—Será un honor, no tengo donde vivir—       respondió aquella mujer misteriosa logró entrar a la mansión.

Un lobo aulló con gran fuerza y un silbido del viento asustaron a los niños, quienes, al ver a la mujer, no emitieron más llanto.

Anthony murió de un infarto fulminante, después de tomar un té que le dio aquella mujer. Alba y Peter los llevaron con unos parientes. Cuentan que a Rachel la encontraron en el jardín con picaduras de un insecto extraño.

40 comentarios en “El JARDÍN DE LA MUERTE

    1. Gracias Marta amo las flores y bueno se me ocurrió que podríamos poner a volar nuestra imaginación con un poco de misterio a un jardín. Jajajaja. He aprendido mucho con ustedes. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

    1. Gracias por estar al pendiente de mis relatos. Y me alegro mucho saber que les guste. Y sus comentarios me animan a seguir adelante escribiendo, un oficio que es mi fuente de distracción y relax, lo hago para navegar en otra dimensión y perderme de esta tormentosa realidad que hoy vivimos en distanciamiento social.

      Me gusta

  1. Hola, Raquel. Por momentos, tu original cuento me recordó una versión de Alicia, por surrealista y extraño, pero en plan terrorífico. Parece que las fuerzas del mal se adueñaron de las flores y los insectos para atormentar a los desgraciados humanos que cayeron en sus garras.
    Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola, estimada Raquel, te debo un comentario en el último microrreto del Tintero de Oro, de manera que aprovecho este “viaje” para pasarme a leerlo y comentarte.
    En cuanto a tu propuesta para esta nueva convocatoria del concurso, pues me ha gustado tu cuento de terror y fantasía que curiosamente divides en cuatro escenarios o en las cuatro estaciones.
    Nos presentas un auténtico jardín del terror o de almas atrapadas en sus enigmáticas flores, que a medida que va transcurriendo la trama resulta que van cumpliendo su deseo de mostrar la verdadera naturaleza egoísta y codiciosa de la nueva dueña de la mansión, algo de lo que no es consciente su amado y reciente esposo.
    Las estaciones se suceden al ritmo de los meses del embarazo, logrando el propósito de las flores hasta llegar al desgraciado desenlace con la muerte de los recién casados y esa extraña anciana que se ofrece a trabajar en la casa.
    Me gustó su lectura.
    Un abrazo y saludos cordiales desde Granada (España).

    Me gusta

    1. Estimada Estrella gracias porque sus comentarios me satisfacen y me ayudan a mejorar cada día. Amo las flores y las estaciones, aunque no he vivido ni presenciado nunca las 4 ya que vivo en Costa Oriental de Venezuela. Pero, mi imaginación y las lecturas me ayudaron a crear esta historia, que por cierto disfruté mucho. Esa anciana apareció de pronto en mi papel como algo muy curioso también jajajaja.

      Le gusta a 1 persona

    1. Sí me inspiré en un jardín porque por lo general nadie se puede imaginar que un jardín esté maldito. Jajajaja, pero bueno ya ves que se me ocurrió. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

  3. Hola Raquel. Original propuesta la tuya, donde un jardín maldito atrapa a los moradores de la casa hasta terminar con ellos. La estructura del relato dividido en estaciones según el momento que vive la pareja le da aún más originalidad, como ya te han comentado. Mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Raquel. Un relato fantástico de estructura original. El lírico jardín que comienza en toda su plenitud en primavera y en el inicio de la pareja, no presagiaba nada bueno. Una alegoría de que el ser humano ambicioso y materialista no tiene buen fin, como ocurrió a tus protagonistas.
    Un abrazo, compañera.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola, Raquel. Cuanta tensión. Desde el inicio que se palpa la tragedia, con esas flores malditas acompañadas de las estaciones. Muy bueno ese recurso. El relato va pasando por esos estados que proporcionan las estaciones y termina con el trágico desenlace muy visual y tenebroso.
    Muy bueno.
    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  6. Hola Raquel. ¡Pues vaya jardín que has creado para la ocasión! El ambiente se hace cada vez más agobiante y terrorífico a medida que pasan las estaciones del año, anunciando un final terrible para nuestros jóvenes protagonistas.
    Espero que tengas mucha suerte. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola, Raquel. Destacaría de tu relato la capacidad imaginativa que te ha llevado a la creación del mismo. Estructurado su desarrollo en las cuatro estaciones del año, como si fueran las diferentes fases de la vida. Mientras vas relatando como se desarrolla el embarazo de la protagonista, y los efectos perversos que las flores del jardín y el entorno de la mansión causan en los protagonistas con tan fatal desenlace.

    Me ha gustado tu relato.

    Suerte en el tintero, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola amiga, será como no tengo la dicha de conocerlas, siempre he contemplado la naturaleza y asoció la vida como las estaciones, una metáfora perfecta Estaciones de la vida. Y eso fue la trágica vida de Rachel tuvieron su tiempo de primavera, donde todo iba perfecto, luego los problemas en ese intenso verano, y luego la caída de las hojas que anuncian que falta poco y anuncian tu muerte, y allí el frío invierno acabando con tu fría vida , pero otorgando la oportunidad de nuevos retoños. Entendiste perfectamente mi esencia en un relato tan terrorífico.

      Me gusta

  8. Hola.. Buena narración. Surrealista y terrorifica hace guiños a una mezcla entre el mundo al otro lado del espejo de Carroll y la mente torturada de David Haller (Legión, del Universo Marvel).. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro mucho que haya logrado superar el reto del concurso en un género que no leo, ni escribo jajaja no me gusta el terror, pero una se sorprende de lo que es capaz. Acá en el Tintero de Oro he aprendido mucho y me ha tocado salir de mi zona de confort escribiendo. Gracias saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

      Me gusta

  9. Hola Raquel, un original relato, además de una estructura también muy original, al presentar toda la narración dividida por estaciones, por momentos sentía la angustia de la desdichada protagonista, me gustó el estilo, y de verdad pienso incluso que, es un argumento sobre el que desarrollar una trama de novela, por todos los ingredientes que lo componen, te felicito, me ha gustado. un gran abrazo, saludos y suerte¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

  10. Hola de nuevo, Raquel. Me he dado cuenta de un mensaje en el comentario que te hice el otro día donde pone que mi comentario todavía no ha sido moderado ¿Qué significa?, ¿me tienes manía? (es broma). Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, de hecho no entiendo porque, ya que había aprobado el comentario. Gracias por todo el apoyo brindado y siempre estar pendiente de mis escritos. La conexión está a punto de desaparecerme, espero no lo haga antes de publicar mis escritos del Tintero de este año. Jajajaja.

      Me gusta

  11. Hola, Raquel. Una historia romántica que se sucede paralela a las estaciones para acabar dramáticamente en el invierno. El entorno igualmente se vuelve hostil y parece un ciclo de maldición en crescendo hasta el desenlace. Saludos y suerte.

    Le gusta a 1 persona

      1. Hola, me lo imaginaba y te ha quedado bien. Lo de la tecnología, afortunadamente, nos juega estás pasadas para bajarnos de las nubes y pongamos los pies en el suelo; así también recordamos los tiempos en que los correos llevaban estampillas y sobre 😂
        Saludos 🖐🏻

        Le gusta a 1 persona

  12. Una historia contada tan bellamente que parece la estés viendo. Todo podía ser hermoso si no fuera por ese runrún de las flores que te avisan de que algo terrible va a ocurrir. Tiene la magia y la fantasía de los cuentos clásicos, también el terror que los domina. Me ha gustado mucho esa narrativa contando la vida de los protagonistas según las estaciones del año. El desenlace del invierno te deja ese sabor amargo.
    ¡Felicidades, Raquel, y suerte en el Tintero!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s